Cómo usar una hormigonera

Una hormigonera es fundamental en cualquier obra de construcción, su utilización resolverá con gran eficiencia gran parte de las tareas de albañilería. La hormigonera es una potente herramienta que logrará beneficios en forma inmediata al desarrollo del proyecto.

Cómo elegir una hormigonera

Para trabajos esporádicos o pequeñas obras (muros, soleras, etc) se utilizan hormigoneras de entre 100 y 180 litros. Un modelo ideal para esta escala son las hormigoneras Duroll H130 (130 litros) o H150 (150 litros).
Para proyectos profesionales ya se deben contemplar hormigoneras de mayor tamaño, tales como los modelos Duroll de 170 litros o la línea Duroll HV-400 de 400 litros. En este último caso, tendremos opciones eléctricas y nafteras. Las hormigoneras eléctricas son más livianas y adecuadas para todos los usuarios, aunque poseen menor potencia que las hormigoneras nafteras. Estas últimas, son de mayor potencia pero son más pesadas y tienen una dinámica más compleja, por ejemplo, su rendimiento puede verse afectado por el frío y la logística del combustible siempre deberá tenerse en cuenta. Ideales para zonas sin energía eléctrica.

Seguridad al utilizar una hormigonera

Se deben utilizar guantes, anteojos de seguridad, mascarillas y casco. También es recomendable la utilización de tapones para los oídos, para proteger del ruido. Tener en cuenta que la máquina no se debe manipular cuando se encuentre en marcha bajo ninguna situación. Siempre hay que realizar el trabajo con la máquina apagada. Lo que está en juego, es la integridad física del operador.

Paso a Paso: Cómo utilizar una hormigonera de volteo

Paso 1

Enchufar la hormigonera a la red eléctrica, en un conección con toma de tierra. Chequear que la red soporta la potencia de la máquina. Eventualmente se puede utilizar un alargador también con toma de tierra y que soporte la potencia de la hormigonera.

Paso 2

Preparar todos los materiales y el agua para realizar la mezcla de hormigón. Se debe poner en funcionamiento la hormigonera y volcar en la cuba la cantidad de grava estipulada.

Paso 3

Luego volcar la mitad del agua, el cemento y la arena. Dejar un par de minutos para que la mezcla se vaya conformando. Luego agregar el resto.

Paso 4

Dejar a la hormigonera funcionar por 3 minutos más para terminar la mezcla. Luego colocar la carretilla debajo de la cuba de la hormigonera.

Paso 5

Pisar el pedal, liberar el volante de las ranuras de posicionamiento estático y volcar de a poco la cuba hasta que el hormigón empiece a caer en la carretilla, poco a poco, mientras la máquina sigue trabajando.

Paso 6

Si hay más hormigón del necesario, se deberá volver la cubeta a la posición inicial de trabajo. Cuando sea necesario volver a cargar otra carretilla se repetirá el proceso. Para vaciar completamente la cuba se debe volcarla en la posición máxima para que quede la menor cantidad posible de hormigón dentro.

Paso 7

Si la hormigonera seguirá en funcionamiento, se deberá preparar una nueva mezcla. Si no se seguirá utilizando, se proyecta agua con la manguera en el interior de la cuba para liberar los restos de hormigón.

Si quiere saber más acerca de las condiciones de venta mayorista de máquinas para la construcción Duroll, le rogamos contactarse a través de nuestro formulario de contacto haciendo clíck aquí. A la brevedad, un representante comercial se estará contactando para que pueda ingresar con su empresa a la red comercial de Metalúrgica Duroll.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
Abrir chat
¿Necesitás ayuda?
Powered by